Meryl Streep, 19 maravillosas reflexiones de una gran mujer

8:32 Ortografía y literatura 0 Comments




Meryl Streep es una gran actriz, pero sobre todo ha mostrado ser una mujer admirable, cosechando éxitos y atrayendo admiradores allí por donde pasa. Hablamos de una mujer enigmática, con templanza y carácter que se ha hecho un hueco irremplazable en el corazón de Hollywood y en el de sus seguidores.


Está hecha a sí misma, no a imagen y semejanza de lo que se espera de una mujer en la industria del cine. Su autenticidad, su sensatez, su sensibilidad y su incomparable presteza en la interpretación son los aspectos que más destacan en Meryl Streep.

Los premios y reconocimientos a su desempeño y su carrera son numerosos. Streep ha recibido veintiuna nominaciones a los Óscar, convirtiéndose por ello en la mujer con más candidaturas a estos premios; se hizo con ellos por su papel de reparto en Kramer vs. Kramer, en La decisión de Sophie y en La dama de hierro.

En los Globos de Oro ha recibido treinta nominaciones, de las que ha ganado ocho. Además, en 2017 le otorgaron el Premio Cecil B. DeMille en honor a toda su carrera. Otros importantes reconocimientos que ha recibido son: tres Emmy, dos premios del Sindicato de Actores, dos BAFTA y un premio en el Festival de Cine de Cannes. Como vemos, su palmarés profesional es impresionante.


A continuación, te compartimos estas maravillosas reflexiones de Meryl Streep:

1. “Que nadie me arrebate las arrugas de mi frente, conseguidas a través del asombro ante la belleza de la vida; O las de mi boca, que demuestran cuánto he reído y cuánto he besado; Y tampoco las bolsas de mis ojos: en ellas está el recuerdo de cuánto he llorado. Son mías y son bellas”.

2. “Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, envidias, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quién no agrado, de amar a quién no me ama y de sonreír para quién no quiere sonreírme. Ya no dedico un minuto de mi tiempo a quién miente o quiere manipular a mí misma u a otras personas”.


3. “Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, lo superficial, la deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. No soporto conflictos y comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible”.

4. “En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición. No me llevo nada bien con quién no sabe elogiar o incentivar a las personas. Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales. Y, por encima de todo, ya no tengo paciencia ninguna para quién no merece mi paciencia”.

5. “Mis acciones son lo que me representan como ser humano, no mis palabras”.

6. “La gratificación instantánea no llega lo suficientemente rápido”.

7. “Mi familia es lo primero, siempre lo ha sido y siempre lo será”.


8. “No confundas tener un título universitario con tener educación. El título es un papel, educación es responder cuando te dan los buenos días”.

9. “El gran don de los seres humanos es que tenemos el poder de la empatía”.

10 “Siempre lleva tus creencias en cada área de tu vida, lleva tu corazón al trabajo y espera lo mejor de todo el mundo”.

11. “Mis acciones son lo que me representan como ser humano, no mis palabras”.


12. “Al final, lo que importa es lo que tú sientes. No lo que te dijo tu mamá. No lo que te dijo otra actriz. No lo que todo el mundo te ha dicho, sino esa pequeña pero latente voz dentro de ti”.

13. “Prefiero ser rebelde que esclava. Insto a las mujeres a la rebelión”.

14. “Algunas personas están llenas de compasión y del deseo de hacer el bien, y otras simplemente creen que nada va a marcar la diferencia”.

15. “Si tienes un cerebro, estás obligado a usarlo”.


16. “Debes aceptar que envejecerás. La vida es valiosa y cuando has perdido a mucha gente, te das cuenta de que cada día es un regalo”.

17. “Mujeres: no se preocupen por su apariencia. Lo que te hace diferente o extraña; esa es tu fuerza”.

18. “La maternidad tiene un efecto muy humanizante. Todo se reduce a lo esencial”.

19. “Tienes que seguir haciendo lo que haces. Es la lección más importante que he aprendido de mi esposo, él siempre dice: Sigue adelante, empieza por empezar”.


Estas son algunas de las reflexiones vitales y, por lo tanto, íntimas que Meryl Streep ha legado a la sociedad. Compartir los propios pensamientos es un gran acto de generosidad, pero además es que, sin lugar a dudas, es difícil que algunas de estas palabras no nos seduzcan, pues están llenas de lucidez, certeza y sencillez.

0 comentarios: