El extraño caso de esa gente que no bebe alcohol, y aún así, se divierte

19:54 Ortografía y literatura 12 Comments




Una leyenda mencionaba la existencia de una persona que salía de fiesta sin tomar chupitos, cerveza, vino, cubatas o cualquier mezcla espirituosa. Decían las malas lenguas que ese extraño ser aguantaba hasta las 7 de la mañana sin probar una gota de alcohol, rechazando ofrecimientos etílicos con gran estilo y bailando toda la noche gracias a una droga llamada ‘música’ que mezclaba con algo conocido como unas ‘risas sanas’. En la redacción, tan sorprendidos como tal vez consternados por el rumor, siguieron la pista de ese ‘bicho raro’ que casi se había convertido en un ser mitológico. Pero no tenían que buscar muy lejos: yo era ese espécimen.

Así es ‘amiguis’, nada de compararlos con los unicornios o los dinosaurios, los seres humanos que saben salir de fiesta y divertirse sin tener que beber alcohol EXISTEN. Por muy extraño que parezca, no todo el mundo tiene ‘el chichi pa farolillos’ ni el gusto para el ron o la ginebra. Si odias que te llamen ‘abstemio’ o ‘soso’ pero te gusta ir a festivales de música, tomar algo con los amigos en un bar o simplemente acabar la fiesta en una discoteca, seguro que has pasado por unas fases similares cada noche.


El choque con lo extraño

No hace falta que sean las tantas de la madrugada para tener la primera situación chocante, siempre iniciada por una persona atónita que no entiende por qué no llevas nada de alcohol en la mano:

– ¿Y eso que no bebes?
– Bueno, llámame loco, pero creo el Nestea es una bebida.
– Digo alcohol. ¿Es porque vas a conducir?
– No, es que no me gusta beber alcohol.
– Pídete una cerveza aunque sea, hombre.
– (Cara de oler mierda)
– Venga, que yo te invito.
– (Doble cara de oler mierda: arrugas aún más la nariz)



Podría relatar mil conversaciones iguales, pero ya de primeras debería resultar curioso el hecho de insistir tanto a la persona que no bebe. ¿Es necesario? No tendría que sorprender ni incitar a más preguntas como: “O sea, ¿eres abstemio? ¿Y sales por ahí sin beber? ¿Entonces cómo te diviertes?”. Lo sé, es complicado no responder con una mezcla de hartazgo y sarcasmo, siempre con frases cortantes o más preguntas: “sí, soy todo un valiente y salgo por ahí sin beber. A veces incluso con el móvil al 50% de batería, no cojo chaqueta y me pongo a bailar en la discoteca. Algunas veces tengo ideas locas y pienso: ‘hostia, hoy podría cantar las canciones’.” (Por cierto, ¿hay palabra más fea que ‘abstemio’?)

Más preguntas

Lo más normal cuando explicas que no te gusta el alcohol, -algo que muchas veces ya se encarga de adelantar alguno de tus amigos cuando ven tu cara de asco- es que tengas esta conversación:


– ¿No bebes alcohol por algo que te pasó?
– Sí claro, porque es necesario un ‘dramita’.
– Igual hay una bebida que te gusta y no la has probado.
– ¡Oh! Tienes razón, voy a por un Aquarius.

También sucede que alguien se sorprenda tanto con la situación que decide insistir más en el hecho de invitarte a una copa, a lo que, como español, pues tampoco voy a rechazar algo gratis, ¿sabes?. Eso sí, va a quedar intacta en la barra. De hecho, como dice una amiga mía, puede que sea “la única persona de España que no miente cuando dice ‘esta cerveza no es mía, se la estoy sujetando a un amigo’”.

La liberación

Lo bueno de que avance la noche es que esos pesados ya van muy ciegos o se han marcado una bomba de humo, técnica muy recomendable con la gente así de cansina. Aún así, todavía puedes tener alguna conversación más con argumentos irrefutables:



– Entonces, ¿aguantas hasta el amanecer por las drogas no?
– (ojos en blanco)
– Y en un festival, ¿qué haces?
– (Emoji Cuchillo + Pistola + Bomba + Fuego + Rayo)

Tras la retahíla de preguntas, en ese momento hay dos opciones: golpe de remo o salir por patas. Como no queremos tener la repercusión de ‘caranchoa’, casi que mejor cerrar la puerta y ‘pirarse’, porque en muchas ocasiones no merece la pena seguir explicándole. Para aclararnos, mis referentes más allá de Sheldon Cooper (cuando no bebía) serían Blake Lively, que dice no haber probado el alcohol en su vida; o Jared Leto, que le encanta la comida y pasa de beber. ¿Por qué nadie me invita a pizza antes, durante o después de la discoteca? Ahora, reflexión final: Se acercan unas ‘fechas muy señaladas, una época donde la bondad viene en forma de alcohol y polvorones, así que esperamos haber colaborado al diálogo social y a mantener la unidad de España. Por favor, si alguien no quiere beber, sed buenos.

PD: si algún día me dan un premio haré como Leona Lewis, que brindó con ‘Champín’ porque odia el sabor del alcohol.

por Jorge Luna de Código nuevo

12 comentarios:

  1. Quizá es exactamente lo que soy, ¿muy raro bailar y cantar a viva voz con todo el sentimiento sin una gota de alcohol en la sangre?
    ¡Sí es posible! ¡Pero es mucho, mucho más divertido!

    ResponderEliminar
  2. Detesto incluso el olor a alcohol, pero me divierto a lo grande, no entiendo porque necesitaría alcohol entonces��

    ResponderEliminar
  3. Yo sin beber me divierto a lo grande observando a los borrachos hacer idioteces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo igual......una vez en una celebración todos estaban pasados de copas y yo no había bebido casi nada. de repente se entablo una pelea descomunal de todos contra todos. nadie atinaba ningún golpe a otro, y es entonces cuando aprovechè para marcharme. De camino a la salida varias personas trataron de golpearme sin éxito, yo solo los apartaba con una mano en plan de super héroe y caían al piso sin mas.....que bueno es estar sobrio en ciertas emergencias.

      Eliminar
  4. Para pasar un buen rato no es necesario estar tomando alcohol. Solo, tener lã intención de disfrutar y pasarla bien .

    ResponderEliminar
  5. Yo disfruto sin necesidad de drogas ni alcohol

    ResponderEliminar
  6. Yooo, soy una de ellas, me divierto bailandoooo, sin una pizca de alcohol!!!!

    ResponderEliminar
  7. Disfruto más sin alcohol que con alcohol. Definitivamente es hacer valer nuestra personalidad y no dejarnos llevar por los demás. Si provoca bien, sino pues, no y punto... Vaya que se goza más viendo y puedes ver como evitas haciendo el ridículo... Hay cada ser que necesita desinhivierse que hay que entender también... Buen.. Buen tema. Hay de todo en la viña del señor...

    ResponderEliminar
  8. Las ganas de pasarla bien van por dentro y el alcohol no es la razón para compartir un buen rato entre amigos, mas bien una lastima que se necesite de este estimulo para poder pasarla bien

    ResponderEliminar
  9. yo soy una de ellas luego les cuento todas las locuras que hacen dicen y las muecas que hacen





    ResponderEliminar
  10. Tampoco me gusta beber y me puedo divertir mas que cualquiera. Felicito a los abstemios, el alcohol es muy dañino.

    ResponderEliminar